Tener hijos deja huellas en el cuerpo de toda mujer, en algunas más visibles que en otras. Las cirugías estéticas para después del embarazo son una alternativa para recuperar la figura.

Durante el embarazo y después del parto el cuerpo de la mujer pasa por muchos cambios. El pecho y la barriga crecen, la piel se vuelve más flácida, aparecen estrías, se acumula grasa y los senos se caen. Todo esto sucede debido al crecimiento del bebé, los cambios hormonales y luego por amamantar.

A medida que pasa el tiempo el cuerpo se reacomoda, pero es muy difícil que lo haga por completo. Llevar un estilo de vida saludable con dietas y ejercicio ayudará a la mujer a conseguir mejores resultados. Pero hay áreas en las que se necesitará más que eso para recuperar la figura después del embarazo.

Los procedimientos más solicitados por las mujeres después de dar a luz

1. Aumento de pecho

La lactancia provoca pérdida de volumen y firmeza en los senos. Por lo que hay un cambio brusco en esta parte del cuerpo. Como consecuencia algunas mujeres sienten que han perdido parte de su feminidad y no quedan contentas, se sienten inseguras. Además, cuando se han tenido múltiples embarazos, en cada uno de ellos se reduce el tamaño de los senos. Esto sucede, aunque no pase por el proceso de lactancia, porque la producción de leche afecta igual.

El aumento del pecho se hace para que la mujer tenga los senos más grandes. Puede ser con implantes o con injerto graso. Corrigiendo así una de las secuelas que afecta más a la mujer.

2. Elevación mamaria o mastopexia

Este procedimiento se aplica para recuperar la forma de los senos tras la lactancia. Hemos dicho que la piel se vuelve flácida y los pechos se caen luego del embarazo. Si no se quiere corregir el tamaño sino la posición, esta es la cirugía que se realiza.

Después de este procedimiento mejora la posición, forma y el perfil de los senos. Durante la operación se recoloca el complejo areola-pezón en su posición inicial y se elimina el exceso de piel. La mastopexia se puede realizar con o sin implantes.

3. Abdominoplastia

El abdomen es el área que sufre más cambios, los músculos se separan y la piel se vuelve más flácida. Con una abdominoplastia se elimina el exceso de grasa y piel en el abdomen de la mujer. Se cierran los músculos y se reposiciona el ombligo. Como resultado se consigue un abdomen más plano y tenso. Además, con esta cirugía también se pueden eliminar las estrías que aparecen durante la gestación.

4. Liposucción

A veces el problema no es la piel flácida sino el exceso de grasa acumulada en el cuerpo. En estos casos, una liposucción surge como la alternativa más viable. Este problema suele afectar más el área de la cintura, glúteos y los muslos. La liposucción no se hace para corregir el exceso de peso, sino para moldear la figura. Para mantener los resultados será preciso hacer dieta y ejercicio constante. Además, un nuevo embarazo hará que pierdas los resultados de este tratamiento.

Con la grasa que se obtiene de la liposucción se puede hacer aumento de pecho o glúteos.

¿Cuánto debes esperar para hacerte una cirugía después del embarazo?

Esta es sin duda una de las preguntas más frecuentes que tienen las madres. Las mujeres, en especial las que se preocupan más por su físico, quieren corregir los defectos cuanto antes. Pero es necesario esperar un tiempo prudente antes de cualquier procedimiento estético.

Lo primero es esperar a que el cuerpo se reacomode por sí mismo. Esto tomará unos seis meses después del parto. A partir de ese momento el útero ha vuelto a su tamaño normal y el resto de los órganos se han recuperado. Después de ese tiempo es posible hacer una abdominoplastia. Sin embargo, es mejor esperar un año.

Si quieres hacerte una mastopexia o un aumento de pecho, deberás esperar mínimo tres meses después de dejar de amamantar al bebé.